Aparcar es una de las maniobras que más dudas generan entre los conductores, especialmente entre conductores noveles. En Qualitas Auto queremos hoy hablarte de uno de los tipos de aparcamiento más comunes: el aparcamiento en batería (ya sea de frente o marcha atrás). Te traemos algunos trucos y referencias para que esta maniobra te resulte lo más sencilla posible. Toma nota.

Cómo aparcar en batería de frente

Hay dos maneras de aparcar en batería y cada una de ellas requiere unos puntos de referencia y claves concretas, así que te hablaremos de ellas por separado.

En primer lugar, te hablamos de cómo aparcar en batería de frente. Para realizar este tipo de aparcamiento, hay algunas claves que no debes olvidar:

  • Sepárate bastante del lado en el que quieres aparcar para ganar espacio para el giro.
  • Ojo con invadir el carril contrario al aparcar. Es habitual en esta maniobra, pero debes intentar evitarlo y, en caso de hacerlo, señaliza bien tu maniobra y asegúrate de que no entorpeces ni pones en peligro la circulación.
  • Colócate en perpendicular al hueco en el que vas a aparcar. Las referencias para aparcar en batería hacia delante son un poco más complicadas de calcular, ya que dependerán del espacio que tengas para la maniobra. En este vídeo puedes ver cómo realizar esta maniobra y cómo rectificar si lo necesitas:

 

Referencias para aparcar en batería marcha atrás

Si, en cambio, decides estacionar marcha atrás, sí podrás utilizar algunas referencias para aparcar más fácilmente. Como has visto en el vídeo anterior, es sencillo: lo primero que debes hacer es colocarte en perpendicular al hueco, sobrepasándolo. Para colocarlo correctamente, la referencia clave en este tipo de estacionamiento es el coche que haya aparcado al lado del hueco que vas a ocupar.

Teniendo este en cuenta, coloca tu coche en perpendicular, a una distancia aproximada de medio metro. A continuación, empieza la marcha atrás, girando todo el volante hacia el hueco que quieres ocupar. Recuerda que a medida que avanzas hacia atrás, quizás tengas que rectificar (dependiendo del espacio que tengas), para evitar golpear alguno de los coches que tengas alrededor. Utiliza los espejos retrovisores para asegurarte de que esto no ocurre. 

Mantente atento primero al espejo retrovisor interior para asegurarte de que no rozas el coche que estás usando como referencia. Una vez que tu rueda trasera traspase el faro delantero de este vehículo, este peligro habrá pasado. Desde ese momento, fíjate bien en el retrovisor exterior para garantizar que no chocas con el coche aparcado al otro lado de tu hueco, y ve centrando el auto hasta que esté completamente recto dentro del hueco.

Otros tipos de estacionamiento

Si buscas información sobre cómo aparcar en otros tipos de estacionamiento (en línea o en oblicuo, por ejemplo), puedes consultar nuestra guía de Trucos para aparcar a la primera, donde encontrarás todas las referencias y claves para estos estacionamiento.

Soledad Pérez
Escrito por Soledad Pérez
Periodista especializada en Comunicación Corporativa. Colaboradora de la revista de naturaleza NaturaHoy.

Escribe un comentario