Interior coche - filtro antipolen

Ha llegado la primavera y, con ella, uno de los momentos más duros de los conductores con alergia. No es nada fácil ponerse al volante cuando empiezan los primeros síntomas y, de hecho, puede resultar muy peligroso. Pero, ¿cómo evitar que la alergia te impida conducir? El filtro antipolen para el coche puede ser tu mejor aliado si lo mantienes en buen estado. ¿Sabes cómo hacerlo?

¿Qué es el filtro antipolen del coche?

El filtro antipolen, también conocido como filtro del habitáculo, es uno de los elementos más importantes del coche, aunque no siempre los tengamos en cuenta al realizar tareas de mantenimiento. Este filtro, incluido en el sistema de ventilación del coche, está fabricado por un material más denso que el resto de filtros del vehículo. Así, las partículas de polen, polvo y otros agentes que puede haber en el aire exterior quedan atrapadas en él, evitando que entren así en el interior de tu coche.

¿Para qué sirve?

Fácil: su objetivo es asegurar la calidad del aire que respiramos en el interior del coche. Este filtro aisla el habitáculo, evitando que entren en él la polución, el polvo y otras partículas perjudiciales presentes en el aire exterior. Así, es una manera de mantener limpio y saludable el coche mientras conduces, evitando además que los síntomas de la alergia puedan afectar a tu manera de conducir.

Cada cuánto hay que cambiar el filtro de polen

El uso prolongado del coche provoca el desgaste de este filtro, por lo que debe ser sustituido cada cierto tiempo. Pero, ¿cada cuánto exactamente? Se recomienda cambiar el filtro antipolen cada año. De hecho, el momento perfecto para hacerlo es un poco antes del comienzo de la primavera, durante los últimos días del invierno. Así estrenarás filtros en la época en que más se sufren los síntomas de la alergia, aprovechando su máximo rendimiento cuando más falta te hacen. Tiene sentido, ¿no crees?

Filtro antipolen coche

Además, siempre que notes que tus filtros no están en buen estado, deberías revisarlos y, si se han deteriorado, sustituirlos. ¿Cómo darte cuenta? Hay varios indicativos:

  • Emite un olor desagradable cuando enciendes el aire acondicionado o la calefacción del coche.
  • El aire acondicionado no funciona como debería, lo que puede indicar que está obstruido.
  • La luna se empaña con facilidad y es difícil desempañarlo.
  • Tu coche consume más combustible de lo habitual. Si el filtro del aire está sucio u obstruido, o no funciona como debería, el sistema de climatización tendrá que trabajar más de lo normal, consumiendo así más energía. Un filtro nuevo puede ayudarte a ahorrar mucho en combustible.

Cómo cambiar el filtro del habitáculo

Si tu filtro antipolen está sucio u obstruido, deberás cambiarlo. Recuerda que, debido al material del que están fabricados, no podrás limpiarlos y tendrás que sustituirlo. Pero tranquilo: cambiar el filtro del habitáculo es más fácil de lo que crees y puedes hacerlo tú mismo. Estos son los pasos que deberás seguir:

  1. Accede al sistema de ventilación de tu coche, como ya te hemos señalado, estos filtros se encuentran en él.Dependiendo del modelo y marca de coche que tengas, deberás acceder al sistema de climatización desde el interior del habitáculo o desde el vano motor. Puedes encontrar la ubicación de tu filtro antipolen en el manual de instrucciones de tu coche.
  2. Retira las protecciones o elementos que te impidan llegar a él. En el caso de que tu filtro del habitáculo se encuentre en el vano motor (debajo del parabrisas) ni siquiera necesitarás destornillador, ya que podrás retirar las protecciones sin problemas. En el caso de que se encuentre, por ejemplo, detrás de la guantera, deberás desatornillarla para poder retirarla.
  3. Extrae el filtro antipolen usado.
  4. Aprovecha para limpiar el sistema de ventilación con un aerosol en spray antes de colocar el nuevo.
  5. Coloca el nuevo filtro asegurándote de la posición correcta. Para ello, encontrarás un indicador de la salida de aire. Lo más fácil es que te fijes bien en el antiguo cuando lo saques, así no tendrás dudas a la hora de hacer el cambio.
  6. Vuelve a colocar todas las protecciones y, ¡listo! Habrás cambiado el filtro antipolen de tu coche tú mismo.

Eso sí, recuerda que si tienes alguna duda o no estás seguro de cómo hacerlo, lo mejor es dejarlo en manos de un profesional y evitar provocar averías

Síntomas de la alergia: ¿puedo conducir?

filtro antipolen - conducir en primavera

Pero, ¿y si los síntomas de la alergia son tan fuertes que ni el filtro del habitáculo te libra de ellos? Si vas conduciendo y notas presión en la cabeza, fatiga, vista cansada o mareos, los ojos te lloran, no paras de estornudar o, simplemente, un malestar general, no lo olvides: lo mejor es que pares el coche y no continúes la marcha hasta que todos estos síntomas hayan desaparecido.

Si te planteas tomar algún medicamento para eliminar los síntomas antes de conducir, recuerda leer bien el prospecto. Ya te hemos hablado alguna vez de que estos medicamentos pueden tener efectos adversos que afectan a la conducción (pueden provocar somnolencia, fatiga,…). Antes de ponerte al volante, te recomendamos que consultes a tu médico la compatibilidad de tu tratamiento para la alergia con la conducción. 

Soledad Pérez
Escrito por Soledad Pérez

Periodista especializada en Comunicación Corporativa. Colaboradora de la revista de naturaleza NaturaHoy.

Escribe un comentario