Conducir con nieve: consejos

Cuando el frío entra con fuerza y vemos caer los primeros copos de nieve, es posible que nos haga incluso ilusión. Sin embargo, si la nieve llega para quedarse, es posible que esto afecte a las carreteras y que tengas que adaptar tu manera de conducir a la nieve y el hielo. Por eso, en Qualitas Auto queremos darte hoy algunos consejos para conducir con nieve o hielo en el asfalto con mayor seguridad. Presta atención.

Consejos para conducir con nieve

Al conducir, cualquier situación metereológica puede influir en nuestra forma de conducir. En el caso de la nieve, su influencia en nuestra forma de conducir va mucho más allá de tener que utilizar las luces antinieblas o aparcar en la sombra. A la hora de conducir con nieve, el peligro en la carretera se multiplica de una manera muy importante, por lo que es fundamental que también multipliques las precauciones y medidas de seguridad al volante. Estos son algunos de los consejos que no debes olvidar para conducir en un día nevado:

  1. Extrema la distancia de seguridad. Con nieve o hielo en carreteras, la distancia de frenado (es decir, lo que recorres desde que pisas el freno hasta que el coche para completamente), se multiplica casi por diez, por lo que también debes multiplicar la distancia de seguridad por si el coche de delante se viera obligado a frenar bruscamente y para poder anticiparte a sus movimientos.
  2. Pero, además de la distancia con los vehículos de delante, también debes aumentar la distancia con los vehículos de alrededor. ¿Qué quiere esto decir? Pues que si estás en una vía con más de un carril, o si ves que algún coche está aparcando o desaparcando, debes mantenerte más alejado de ellos de lo que lo harías en un día de sol. Así, en caso de que estos (o tú mismo) se vieran obligados a maniobrar, tendréis más espacio para hacerlo de forma segura.
  3. Suavidad. Es una de las normas más importantes al volante, especialmente cuando las condiciones de la calzada son adversas. Para conducir con nieve, debes hacerlo todo con mucha suavidad para evitar perder el control del coche: acelerar suave y moderadamente, frenar progresivamente (nunca de golpe), e incluso mover el volante con suavidad. Nada de giros bruscos o rápidos. Así evitarás que el coche pierda aún más la adherencia a la calzada y patine o se descontrole.
  4. Y muy relacionado con todo lo anterior, la velocidad también debe adecuarse a las condiciones de la calzada. Cuando hay nieve o hielo en la calzada, no corras. No olvides que en días de nieve no pueden existir prisas en carretera ni horas de llegada. Si tienes que llegar a una hora concreta a algún sitio, lo único que puedes hacer es salir con mucho tiempo. Sin embargo, antes de salir de casa debes tener claro que no podrás tener prisa al volante: bajo la nieve, cero estrés ni prisas en el coche.
  5. Evita las zonas con poca visibilidad, ya que la nieve dificultad la visibilidad dentro de la vía y es mejor circular por zonas abiertas y bien iluminadas. Además, recuerda que cuando las temperaturas son muy bajas, pueden formarse heladas en las carreteras, aumentando el riesgo de que el coche resbale o patine. En zonas con poca visibilidad puedes ser difícil percibir que la calzada está cubierta de hielo, por lo que no podrás adecuar tus movimientos a este estado.
  6. Si la nieve ha cuajado, procura circular siempre, que sea posible, por las rodadas de otros vehículos. 
  7. Conduce con marchas largas preferiblemente, y con el coche a pocas revoluciones. De esa manera, evitarás sobrecargar el motor, lo que podría provocar que el coche pierda tracción.
  8. Para iniciar la marcha, bajo la nieve es aconsejable hacerlo acelerando con suavidad para mantener el control del coche.

Espejo retrovisor conducir con nieve

Con nieve en carretera, anticípate

Pero antes de entrar empezar tu marcha, hay cosas que ya puedes prever a la hora de conducir con nieve. Si antes de montarte en el coche, ya sabes que vas a tener que enfrentarte a la nieve en la carretera, mejor ser precavido: prepárate (y pon a punto tu coche) para conducir bajo la nieve. Estas son algunas de las cosas que deberías tener en cuenta:

  • Revisa faros, parabrisas, lunas, etc., antes de arrancar. La nieve puede haberlos cubierto, congelado, rayado e incluso, en ocasiones, si ha venido acompañada de granizo, ha podido dañar la luna. Por eso, antes de arrancar es importante que revises que todos los elementos del coche están en buen estado y que funcionan adecuadamente.
  • Revisa los frenos. Muy ligado con el caso anterior, el frío extremo puede congelar el líquido de frenos o hacer que las pastillas de freno se adhieran a los discos, perdiendo su eficacia. Todo ello provocará que los frenos no funcionen correctamente, por lo que asegúrate que nada de esto ha ocurrido antes de empezar tu viaje.
  • Planea bien la ruta: cuando hay nieve o hielo en la carretera, tu ruta habitual no tiene por qué ser la más corta ni la más segura. Por eso es importante que te consultes el estado de la  carretera, te informes de las posibles heladas y la previsión meteorológica, e incluso que planees rutas alternativas por si, por cualquier motivo, tuvieras que desviarte en el último momento.
  • Los teléfonos de Asistencia y Emergencias, siempre a mano. Si sigues todos estos consejos y conduces con precaución lo más probable es que no los necesites, pero es algo que no siempre depende de nosotros mismos. Por eso, antes de salir de casa prepara esta información para estar completamente preparado por si los necesitaras. Con Qualitas Auto, solo tienes que descargar nuestra App de Asistencia en Viaje en tu móvil y nos tendrás a tu disposición cuando nos necesites: 24 horas, los 365 días.
  • Cuidado con los equipajes: no sobrecargues el coche y, si vas a viajar a la nieve a esquiar o hacer snow, recuerda que estos elementos deben ir bien sujetos y bien separados de los pasajeros, pues pueden pueden salir despedidos si te ves obligado a frenar rápidamente.
  • Si la nieve es intensa o persistente, vas a tener que poner las cadenas del coche. Adelántate siempre que puedas (a veces, las nevadas nos sorprenden en la carretera sin más, pero normalmente es algo que podemos prever), colocándolas antes de salir de casa para no tener que detenerte en medio de la vía a ponerlas.

¿Cómo poner las cadenas del coche?

Para conducir con nieve, en más de una ocasión tendrás que poner las cadenas. Pero, ¿sabes cómo colocarlas? Si no estás acostumbrado a conducir con nieve, o si simplemente nunca has tenido que colocar las cadenas hasta ahora, es posible que no tengas claro cómo hacerlo e, incluso, en qué ruedas colocarlas. Por eso, en Qualitas Auto te contamos cómo colocar las cadenas de una forma sencilla y rápida.

 

Soledad Pérez
Escrito por Soledad Pérez
Periodista especializada en Comunicación Corporativa. Colaboradora de la revista de naturaleza NaturaHoy.

Escribe un comentario