Niebla en una carretera vista desde un coche

La niebla no es más que partículas de agua en suspensión, provocadas por la evaporización de la humedad del asfalto o por el descenso de las nubes a un nivel inferior. La niebla reduce la visibilidad de la carretera, y también puede provocar la pérdida de control del vehículo. Como se aproxima una estación en la que es frecuente la aparición de niebla, desde Qualitas Auto les ofrecemos algunos consejos para circular en ese estado.

Para empezar hay que recordar que las luces antiniebla están tanto en la parte delantera como en la trasera del vehículo. Las delanteras sirven tanto para alumbrar como para ser vistos, mientras que las traseras sólo sirven para que nos vean. Las delanteras se colocarán apuntando lo más hacia abajo posible, para que la luz se filtre por debajo de la niebla, y así puedan vernos los automóviles que circulen en sentido contrario. Y ambas deben ser apagadas en cuanto se recupere la visibilidad, porque de lo contrario pueden molestar al resto de conductores, e incluso pueden multarnos.

Pero además de esto hay algunas cosas que habría que tener en cuenta:

  1. Antes de salir, limpiar las ventanillas, el parabrisas y la luna trasera, y asegurarse de que todas las luces funcionan bien.
  2. Ajustar las luces y limpiar los faros.
  3. Si la niebla es excesivamente espesa conviene advertirlo a nuestro lugar de destino.
  4. Las luces antiniebla se usarán sólo si la visibilidad es inferior a 100 metros. Si no se circulará con las luces de cruce.
  5. Con niebla no se deben usar las luces largas, porque con el agua puede provocarse un efecto espejo y deslumbrarte.
  6. Accionar de vez en cuando el limpiaparabrisas para retirar la humedad de la luna delantera.
  7. En situaciones de niebla es usual que se provoque vaho en el interior de los cristales. En este caso es aconsejable orientar la ventilación hacia ellos, y si es insuficiente abrir ligeramente las ventanillas.
  8. Mantener una amplia distancia de seguridad con el vehículo que preceda, ya que en caso de frenar habría que hacerlo dentro de la distancia visible. Circulando a 50Km/h esa distancia sería de 50 metros.
  9. En autopista o autovía conviene circular siempre por el carril derecho, y evitar los adelantos.
  10. Si hay tal densidad de niebla que impida la correcta visión, mantener como referencia la línea derecha de la calzada.
  11. El freno debe accionarse de forma intermitente, porque si las ruedas se bloquean pueden patinar. Además, si se va frenando de esta forma y con adelanto, se puede avisar al coche que venga detrás.
  12. No conviene circular con el volumen de la música demasiado alto. El sonido es vital en situaciones de poca visibilidad. De hecho es recomendable bajar la ventanilla en cruces, para oír si viene algún coche.
  13. En caso de no ver nada hay que parar en un lugar seguro hasta que se disipe la niebla, y si se tiene un accidente y no hay ningún lugar cercano donde parar, hay que colocarse en el arcén derecho y activar los intermitentes de emergencia.

A pesar de estos consejos es conveniente tener un respaldo de su seguro de coche, como por ejemplo la Asistencia en Viaje que le ofrece Qualitas Auto.

Foto | Christian Frausto (Flickr).

Carlos Jordán
Escrito por Carlos Jordán

Periodista y fotógrafo sevillano. Responsable de la sección de cine del programa de radio Generación Geek . Redactor y editor en Frikarte . Redactor y fotógrafo en ArteSacro . Sígueme en Facebook , Twitter o Google+ .

Escribe un comentario