Fotografía pintor Dalí

Mayo es el mes de las flores, cuando la primavera más calurosa rompe, la vida bulle y el mundo se encuentra en uno de sus momentos más hermosos. Tal vez por eso también mayo sea un mes muy inspirador en cuanto a temas artísticos se refiere. Para hablar del pintor del mes, en Qualitas Auto hemos decidido tocar a uno de los más especiales genios no sólo de España, sino de todo el mundo al situarse en vanguardia del arte. Hablamos del peculiar Salvador Dalí, de cuyo nacimiento hace ya más de 110 años (11 de mayo de 1904 – 23 de enero de 1989).

Dalí es considerado uno de los máximos exponentes de la corriente surrealista, así que para rendir homenaje (culto) al personaje, hemos seleccionado las anécdotas más surrealistas de la vida del artista de Figueras. Prepárese para un artículo que rozará el absurdo, se adentrará en el Dalí más increíble y llamará sin duda su atención.

“Cuando yo era pequeño quería ser una cocinera, a los 6 años quería ser Napoleón. Desde entonces mi ambición no ha dejado de crecer y ahora lo que más me gustaría es poder ser nada menos que Salvador Dalí”. Salvador Dalí, hablando tras un abanico.

Dalí: Pintor, escultor, genio… con mucho ego

Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domènech (Dalí, para entendernos) fue un artista multidisciplinar. Dominó con maestría la pintura, la escultura, el grabado, escribía y además también tuvo su incursión en el mundo del cine y la fotografía. Además de sus famosísimas obras como “La persistencia de la memoria” (1931) o “Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar“ (1944), Dalí diseñó el logotipo de una marca como Chupa Chups o intervino en diseño de los rótulos de créditos de películas como “Recuerda” (Hitchcock, 1945). Todo ello lo hizo plasmando su impronta personal a cada una de sus creaciones.

El hecho de tener un estilo propio es lo que mejor le valió a Dalí para ser encumbrado como el genio que fue. Sin embargo es sabido que Salvador Dalí tenía una personalidad muy compleja. Los que le conocieron  afirman que Dalí era un tipo narcisista e incluso megalómano. Se quería mucho a sí mismo, y le gustaba estar siempre bajo el foco. Amaba sentirse protagonista, y tal vez por eso se comportaba a veces de forma muy excéntrica como reclamo publicitario. Había quien decía que este oropel no era necesario, pues el arte de Dalí era suficientemente llamativo como para destacar por su trabajo, y no por sus controvertidas apariciones públicas. Dalí era un apasionado de la moda oriental, que mezclaba con su autoproclamado “linaje arábigo”, ya que el genio de Figueras afirmaba tener sangre árabe desde tiempos de la ocupación árabe de la península ibérica.

“No os preocupéis. Lo personal es absolutamente imposible de evitar”. Salvador Dalí.

Una reencarnación, problemas con su padre (y con los piojos)

La infancia es la época que marca el resto de nuestra vida y en el caso de Salvador Dalí no iba a ser menos. Nada más nacer Dalí, ya estuvo envuelto en una anécdota. Se dio la circunstancia de que Salvador Dalí nació nueve meses justos después de que su hermano mayor falleciera. El nombre de este hermano también era Salvador. Los padres, ni cortos ni perezosos, le pusieron a este nuevo niño que luego se convertiría en genio de las artes, también el nombre de Salvador, por lo que empezó a circular entre la familia el dicho de que Salvador Dalí era la reencarnación de su difunto hermano. Años más tarde, el pequeño Dalí no destacó precisamente como buen estudiante, cosa que hacía enfadar mucho a su padre… hasta el punto de que lo expulsó de la familia. Tras sus malas notas en la Escuela Real de San Fernando se escuchó al patriarca de la familia Dalí decir lo siguiente refiriéndose a su hijo: “Este chico, pase lo que pase tiene que morir cubierto de piojos.”

Gala, su musa y fortaleza

Salvador Dalí encontró su verdadera fortaleza en su esposa Gala, una mujer rusa con quien se casó en 1932. Gala procedía de una familia de intelectuales rusos y no fue musa exclusiva de Dalí, también sirvió de inspiración a artistas como Louis Aragon, Marx Ernst o André Bretón. Gala tuvo un primer matrimonio con el también poeta dadaísta y surrealista Paul Éluard, junto con el que viajó en cierta ocasión a un pueblo de Gerona llamado Cadaqués para conocer precisamente a Salvador Dalí. A pesar de que Gala era 10 años mayor que ella, ambos se enamoraron e iniciaron una polémica relación. Se casaron dando lugar a un matrimonio abierto en el que la fortaleza de Gala guiaba siempre al inseguro Dalí. En una ocasión el propio Dalí dijo que “Gala tenía la fuerza de la batalla de Stalingrado. Cuando más desvalido estaba, ella se puso a protegerme y gracias a ella yo he hecho mi éxito mundial. Al mismo tiempo es mi inspiración. Yo me quiero volver a casar con mi propia mujer”.

Gala Eluard Dalí

Este es el rostro de Gala, la mujer que cautivó a Dalí dando fruto a uno de los matrimonios más conocidos del arte. Foto: Wikimedia Commons.

Un oso hormiguero en París

Salvador Dalí dijo de sí mismo que él era “excéntrico y concéntrico”. Realmente decir que Dalí era una persona excéntrica es quedarse corto. Una de sus múltiples anécdotas está relacionada con un oso hormiguero al que adoptó como mascota durante su estancia en París por el año 1969. Dalí se paseaba por el metro de París y por las calles de la capital francesa con su gran oso hormiguero atado de una correa.

Dalí con oso hormiguero surrealista.

Salvador Dalí pasea junto con su oso hormiguero ante los asombrados parisinos. Foto: Terra/Getty Images.

Salvador Dalí pasó sus últimos días reuniendo material y pintando cuadros para el Museo Dalí que él mismo levantó en Figueras. Su máximo empeño era que sus obras fueran de los españoles, intentando siempre que el legado de su obra perteneciera a la gente, cosa que consiguió con la creación de la Fundación Gala-Salvador Dalí.

Rafa Castro
Escrito por Rafa Castro
Guionista y publicista 2.0. Social Media Engagement & Community Manager. Aficionado al deporte, a los coches y a la automoción. También cine y series. Curioso por naturaleza, tecnológico declarado.

Escribe un comentario