cámara del Pegasus. Foto: DGT.es

Hace un año la DGT (Dirección General de Tráfico) anunciaba la noticia de que incorporaría a su red de radares fijos y móviles un novedoso sistema de radar aéreo. El nombre que la DGT le dio a este sistema volador de detección de infracciones fue Pegasus. Aprovechando que se cumple el primer aniversario del Pegasus, en Qualitas Auto queremos conocer un poco más este dispositivo que nos vigila desde el cielo y que quizá en alguna ocasión haya visto mientras circulaba por carreteras. También pretendemos averiguar cómo ha funcionado a lo largo de este año y las novedades que incorpora.

coche Aston Martin superando límite de velocidad.

En el recuadro de la derecha se puede ver la velocidad a la que circula el vehículo. Pegasus sólo se acerca a los vehículos desde atrás. Foto: DGT.

Pegasus año cero

Cuando hace 12 meses se estrenaba el Pegasus, se trataba de un sistema pionero para controlar la velocidad en las carreteras. Se trataba de una innovación a escala mundial, ya que si bien antes en otros países y en España los departamentos de tráfico contaban con helicópteros para controlar la fluidez de las carreteras u otras incidencias, nunca antes se podía detectar desde el aire y en movimiento si los coches circulaban a la velocidad permitida. Pegasus se presentó de esta forma como un sistema capaz de detectar si un coche sobrepasaba el límite de velocidad permitido hasta a un kilómetro de distancia y hasta a una altura de 300 metros.

Un proyecto español que se multiplica

Pegasus es una innovación 100% española ya que en su construcción y mantenimiento intervinieron instituciones y empresas como el Centro Español de Metrología (CEM) y ETEL 88. Se trata ni más ni menos que de la instalación de un cinemómetro, es decir, un medidor del movimiento en una cámara que a su vez va implementada en un helicóptero. Cuando hace un año se presentó el Pegasus, sólo existía una sola unidad. Sin embargo hoy en día ya circulan al menos 5 de estos vigilantes aéreos, y dentro del presupuesto anual de la Jefatura Central de Tráfico se prevé incluir partidas para aumentar la flota voladora. La intención de la DGT y de los organismos pertinentes es dotar en un futuro no muy lejano al menos de un Pegasus a cada uno de los centros principales de gestión de tráfico repartidos por toda España. Objetivos prioritarios son los centros urbanos de Barcelona, Madrid, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Valladolid, La Coruña, Málaga y Baleares.

El coste de un helicóptero Pegasus con el sistema de cámaras incorporado supera los 300.000 euros. Esta inversión está justificada en cuanto a que un Pegasus es capaz de detectar 5 veces más infracciones que un radar fijo.

Cómo funciona Pegasus

El sistema de funcionamiento del sistema volador Pegasus calcula las coordenadas (latitud y longitud) del vehículo que es observado desde el cielo. Con ayuda de mecanismos como giróscopos y acelerómetros además de un correspondiente sistema informático, la cámara situada en el helicóptero emite un láser que es capaz de calcular la distancia entre el Pegasus y el vehículo cada 3 segundos. De esta forma, y con esta información en la mano, es posible conocer con exactitud la velocidad media del vehículo. En caso de que éste supere el límite por encima de lo permitido, se realiza una fotografía que es enviada de forma automática al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas (ESTRADA) Si se diera el caso de que el vehículo circula a una velocidad tan elevada que podría ser considerada como delito, el aviso pasaría también a la Guardia Civil.

coche circulando a velocidad alta.

Pegasus es capaz de detectar la velocidad de un vehículo desde 1 kilómetro de distancia y en caso de existir infracción, mandar directamente una imagen a ESTRADA. Foto: DGT.

Objetivo: Reducir el exceso de velocidad

Lo cierto es que el nombre de Pegasus no puede ser más acertado, ya que según la mitología Pegaso era el caballo volador. De esta forma, desde el cielo y ayudado por la última tecnología este radar aéreo que estos días cumple un año se hará cada vez más un habitual de nuestros cielos. El exceso de velocidad es una de las principales causas de accidentes de tráfico y un objetivo habitual de la DGT. Según datos muy recientes de la propia DGT, el 39% de los vehículos que circulan por carreteras convencionales superan la velocidad límite establecida, de los cuales un 13% lo hace en más de 20 kilómetros por hora. Estas cifras suponen el doble de lo que se registra en autopistas y autovías. Es por ello que el Pegasus suele ser un visitante cada vez más asiduo a este tipo de vías secundarias.

La prioridad en la reducción del exceso de velocidad no es algo en lo que sólo se fija la DGT, sino que cuenta con informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la propia Unión Europea (UE) que apuestan por la reducción urgente de los accidentes de tráfico mediante la implantación de controles de velocidad. Y es que sólo en 2013 más de un millón de conductores fueron detectados circulando con exceso de velocidad. En Qualitas Auto estamos de parte de las iniciativas que ayuden a bajar estas cifras. La carretera es algo muy serio y a tener en cuenta, y por ello hay que extremar las precauciones y respetar las normas. Si además de todo eso, usted tiene algún problema con su coche, sepa que puede contar con nuestra completa asistencia en viaje. Infórmese de las condiciones y verá como podemos cumplir sus expectativas.

Fuente: Medios propios, DGT.

Rafa Castro
Escrito por Rafa Castro
Guionista y publicista 2.0. Social Media Engagement & Community Manager. Aficionado al deporte, a los coches y a la automoción. También cine y series. Curioso por naturaleza, tecnológico declarado.

Escribe un comentario