semaforo

Los semáforos son un elemento cotidiano del mobiliario urbano y una parte importante de la circulación de las ciudades. Todos estamos más que acostumbrados a encontrarnos con estas señales luminosas cuando conducimos nuestro coche, pero quizá nunca se haya preguntado desde cuándo tenemos semáforos, cuánto tiempo llevan regulando el tráfico y quién fue el inventor de una innovación tan importante. En Qualitas Auto destapamos nuestro lado más curioso y nos hemos puesto manos a la obra para averiguar dónde se colocó el primer semáforo de la historia y alguno que otro más. Aguarde a que se ponga la luz en verde, y acompáñenos.

Un mundo sin semáforos

Con la masificación de los coches y el cada vez más elevado número de personas que iban llegando a las grandes urbes, a finales del siglo XIX se empezaron a dar los primeros accidentes entre coches ante la confusión de ver qué automóvil (coches propulsados con motor o por caballos) era el que debía pasar primero. La situación tanto en Europa como en EEUU se acercaba bastante al caos, y la confusión era grande. Ni que decir tiene que esquivar y detectar peatones era el pan nuestro de cada día y que éstos estaban indefensos ante las nuevas y revolucionarias máquinas llamadas automóviles, y aunque en principio no circulaban a gran velocidad, una colisión con ellos podía ser muy grave. Hacía falta algún elemento que regulara la densa circulación de las calles, que pusiera de acuerdo a peatones y vehículos a la hora de establecer unas prioridades de paso ¿pero cuál?

semáforo tráfico

En esta intersección de carriles en San José, California el tráfico está muy ordenado ¿pero se imagina cómo sería sin semáforos?. Foto: Jeremy Kemp.

El semáforo más antiguo del mundo… o no

Se dice que el primer semáforo de luces del cual se tiene constancia se colocó frente al parlamento británico de Westminster, y su autor fue un ingeniero llamado J.P. Knight que hasta la fecha se había especializado en diseñar y elaborar señales de ferrocarril. La instalación de este primer intento de señalizar el tráfico con luces se realizó un 10 de diciembre de 1868, y como su inventor era un especialista en ferrocarriles, este semáforo de Westminster imitaba (¿cómo no?) las señales de una baliza de ferrocarril. Además su funcionamiento era manual, por lo que un policía debía estar permanentemente abriendo y cerrando el paso. Era un semáforo “propulsado” por gas y sólo usaba luces rojas y verdes exclusivamente por la noche. Además esta primera invención ya se adelantaba a su tiempo, pues incorporaba señales sonoras. No es que estuvieran adaptadas para invidentes, pero el invento de J.P. Knight emitía 2 zumbidos para dar a entender que el tráfico rodado que venía en una dirección podía circular. Si el semáforo sonaba sólo una vez, es que era el turno del tráfico que venía de forma perpendicular. Al ser un semáforo de gas, las cuestiones de seguridad no estaban muy avanzadas, y en pocos meses este semáforo explotó matando al policía encargado de su funcionamiento.

foto en blanco y negro semáforo

El funcionamiento de un semáforo antiguo dependía de un policía. Foto: Olle Karlsson via Wikimedia Commons.

El primer semáforo moderno

Dejando a un lado avances lo que podríamos llamar “conceptuales” como el de Westminster en el Reino Unido, podemos afirmar que el primer semáforo moderno se instaló en Estados Unidos un 4 de agosto de 1914. Su inventor fue Garret Augustus Morgan, un hombre de color que aprovechó que 2 años antes, un policía estadounidense desarrolló un sistema eléctrico de luces rojas y verdes que nunca llegó a patentar. Por lo tanto, gracias a las mejoras del inventor Garret Augustus Morgan (también padre de la máscara de gas), el primer semáforo que podemos llamar moderno y del que se tiene constancia fue instalado por la American Traffic Signal Company en la esquina de East 105 Street y Euclid Avenue, en Ashville, Ohio en agosto de 1914. En un principio este primer semáforo de la historia denominado “modelo T” volvía a tener sólo dos colores: El rojo y el verde, además de un zumbador como su antepasado de Westminster. Sin embargo ahora este zumbido era usado simplemente para señalar el cambio de color del disco rojo al verde y viceversa. Años más tarde, en 1920, este incómodo pitido que molestaba a vecinos y viandantes se sustituyó por una tercera luz de color amarillento o ámbar. La primera señalización de 3 luces se instaló en Detroit en el mencionado año 1920 coincidiendo con las primeras multas pensadas para los que decidían no hacer caso a las luces rojas. Además en esa época no existía la cobertura de multas y puntos, así que era todo más complicado. En la misma localidad donde fue instalado el primer semáforo moderno, en Ohio, concretamente en el museo de Ashville este ejemplar, el más antiguo del mundo sigue funcionando hoy en día. Resulta increíble que su bombilla aún no se haya apagado.

“El portador de señales” del siglo XX

Continuando con el recorrido histórico, en el año 1953 aparecieron los primeros semáforo plenamente eléctricos. Años más tarde, en 1961 se incorpora al ingenio un casillero para regular el paso de los peatones. Esto sucede en la ciudad de Berlín, donde por cierto se encuentra el semáforo más antiguo de Europa si descartamos el experimento fallido de Westminster. Esta señalización de Berlín se encuentra en una concurrida plaza y tiene la peculiaridad de tener 5 caras, ya que regulaba nada más y nada menos que una antigua intersección de 5 vías. Por su parte en 1963, en Toronto se desarrolla el primer sistema de regulación de tráfico para toda una ciudad que funciona de forma informatizada. El siguiente paso sería instalar temporizadores o cuentas atrás en los semáforos, de forma que el peatón o los conductores pudieran planificar su paso. Este sistema de cuenta atrás comenzó a utilizarse a partir de 1990. A todo esto… ¿sabe por qué se le llama semáforo al semáforo? El término viene de unión de dos palabras griegas; por un lado sema “σῆμα”, que significa señal, mientras que foros “φόρος” quiere decir portador, por lo tanto la palabra semáforo significaría será algo así como “el portador de señales”.

semaforo

Semáforos con bombillas led. La clave es el diodo. Foto: Smuconlaw y Jacklee via Wikimedia Commons..

Un semáforo actual funciona mediante diodos ¿y qué es un diodo? Pues un dispositivo que deja pasar la corriente en un solo sentido, y que se comporta como un cable a la hora de dejar pasar la electricidad. Sin embargo cuando la corriente eléctrica funciona en el sentido inverso, el diodo se comporta como un cable cortado, es decir, no deja pasar la corriente.

El semáforo es uno de los elementos más importantes a la hora de circular con nuestro coche seguros. Símbolo internacional reconocido en todo el mundo, tal vez el éxito de los semáforos se encuentre en su sencillez y en su fácil relación simbólica con el color rojo de prohibido, y con el verde de permitido el paso. Y algo que nadie se puede permitir es circular con su coche sin seguro. La legislación española (y la de muchos otros países) deja bien claro que como mínimo un coche debe llevar un seguro a terceros básico. Si ya quiere aumentar las coberturas de su seguro para obtener un producto más completo (como por ejemplo la cobertura de coche de sustitución, una de las más solicitadas), en Qualitas Auto tenemos una gran variedad de modalidades de seguro para su coche. Le invitamos a que nos conozca y compare con sus propios ojos.

Rafa Castro
Escrito por Rafa Castro
Guionista y publicista 2.0. Social Media Engagement & Community Manager. Aficionado al deporte, a los coches y a la automoción. También cine y series. Curioso por naturaleza, tecnológico declarado.

    2 comentarios

Escribe un comentario