Coche respostando en una gasolinera

Los coches eléctricos parecen seguir siendo la gran promesa que ahorrará grandes cantidades de emisión de CO2 a la atmósfera. La mayoría de grandes marcas están incorporando ya alternativas eléctricas a su lista de modelos, iniciando un camino que parece no tener retorno. Mientras, los vehículos de combustión esperan el momento de ser sustituidos por completo. En este sentido, Europa va de cabeza a la prohibición de los coches de combustión para 2025, con la puesta en marcha de normativas como la Euro 7. ¿Puede convertirse 2021 en un punto de inflexión para la consolidación del coche eléctrico? Veamos las ventajas e inconvenientes actuales de esta alternativa al vehículo de combustión.

Nuevo fomento a la compra de coches eléctricos

En junio del año pasado, el Gobierno aprobó dos paquetes de ayudas para la adquisición de vehículos, y en ambos venían contemplados los coches eléctricos. Hablamos del Plan Renove y del Plan MOVES 2020. Si bien a finales de año se anunció que estos planes no tendrían continuidad, sí que se ha adelantado un nuevo Plan de impulso al vehículo eléctrico para 2021. El objetivo es estructurar un plan dotado de 1.100 millones de euros procedentes de la Unión Europea para la asignación de fondos para la electrificación del parque móvil, la implementación de la infraestructura de recarga, a través de la activación de corredores de recarga rápida y ultrarrápida, y la innovación. Parece que el fomento de la alternativa eléctrica sigue en la agenda política también durante este año.

Baterías de estado sólido: ¿la revolución de los coches eléctricos?

El fabricante japonés Toyota asegura llevar trabajando desde 2017 en unas nuevas baterías de estado sólido que permitirán obtener en tan solo diez minutos de recarga una autonomía de hasta 500 km. Las baterías de estado sólido prometen revolucionar un sector de la automoción que no ha evolucionado demasiado en los últimos años, ya que se siguen empleando las baterías de iones de litio convencionales.

Actualmente las cargas completas de los coches eléctricos oscilan entre las cinco y las ocho horas. Las nuevas baterías de estado sólido tendrían mayor densidad, se cargarían más rápido y pesarían menos, además de ser más simples y baratas de fabricar. De cumplirse los pronósticos de Toyota, tendríamos un prototipo de vehículo con esta batería en 2021.

Gastos de mantenimiento y puntos de recarga: la asignatura pendiente

Aunque todo parece indicar que la senda del coche eléctrico no tiene vuelta atrás, hay voces que no ven en esta alternativa la panacea definitiva. Se estima que, de media, el propietario de un coche de combustión gasta en diez años unos 10.000 euros en mantenimiento: una cantidad bastante alta frente a los 3.000 euros que el propietario de un coche eléctrico debe invertir en sustitución de ruedas, frenos, amortiguación, etc. Pero hay un gasto oculto en estos diez años que rara vez se contempla: la sustitución de la batería.

Este desembolso puede llegar a ser el equivalente a cambiar todo el bloque del motor de un coche de combustible, lo que supone entre 11.000 y 20.000 euros de inversión. Ante este gasto, muchos conductores deben preguntarse si les compensa cambiar un componente tan caro o es más rentable cambiar de coche.

A este importante coste se le suman otros inconvenientes actuales, como la escasa red de estaciones de servicio adaptadas, la aún limitada autonomía, o el propio coste ecológico de generar la electricidad necesaria para alimentar este tipo de coches. Si bien estos son vistos como “la alternativa verde” al coche de combustión, en realidad, a menudo hacen falta combustibles fósiles para generar la electricidad que requieren para funcionar.

Si bien el coche eléctrico se perfila como la alternativa ecológica del futuro, aún sigue pareciendo una inversión más a largo que a corto plazo para muchos usuarios. Los expertos señalan que la verdadera revolución llegará cuando logremos recargar sus baterías a partir de fuentes 100% limpias, como las energías solar o eólica. Hasta entonces, dar el salto a este modelo sigue suponiendo una incógnita para muchos conductores. Y tú, ¿has pensado ya en cambiar de forma de conducir en 2021?

Qualitas Auto
Escrito por Qualitas Auto
Qualitas Auto es una compañía de seguros de confianza, con servicios y coberturas eficaces. Seguros de coche y moto a todo riesgo, con franquicia, a terceros o a terceros ampliado con una gran relación calidad-precio.