Sigue estos consejos para viajar en coche con niños este verano

Cada viaje con niños es un mundo. Algunos son placenteros, pero otros pueden descontrolarse si no se planifica todo con antelación. Ahora que se acercan las vacaciones, es conveniente preparar bien los viajes con los peques a base de unos cuantos trucos que os dejamos a continuación. ¡Atentos!

Elige las horas de menos calor

La mejor recomendación a la hora de emprender viajes largos es partir muy temprano en la mañana. Primero, porque así evitas las horas pico de calor (a partir de las 11 hasta bien entrada la tarde). Y además, porque los niños harán el tramo inicial del viaje dormidos, y cuando despierten estarán mucho más animados al darse cuenta de que falta poco para llegar. Otra opción, si no eres mucho de madrugar, es viajar de noche, aunque debes vigilar muy bien cuando te notes con sueño. Bebe agua o bebidas refrescantes y detén el vehículo ante cualquier señal de cansancio.

Planifica paradas cada dos horas

Cualquier viaje largo es mucho más llevadero si se hacen paradas de vez en cuando. En función de la duración del viaje, estas pueden hacerse cada hora y media o dos horas. Parar nos permite estirar las piernas, ir al baño, charlar, tomar fotos o preparar una pequeña comida que alegre el estómago. También puede servir como premio: si los niños se portan bien, se les puede comprar alguna golosina en una estación de servicio. Lo ideal es aprovechar este tiempo para pasar un rato juntos.

Ten todo a mano

Agua, bocadillos, juguetes, pañuelos…, cuanto más a mano tengas a todo, más evitarás tener que rebuscar en mochilas en mitad del trayecto. Los niños, en especial los más pequeños, pueden ser muy imprevisibles… ¡e incluso un poco caprichosos! Para ellos no es habitual estar tantas horas sentados en una sillita o con un cinturón de seguridad. Aménizales el viaje con algún juego, escoge su música favorita y prepara todo lo que puedan necesitar de repente.

Estudia la ruta con antelación

Un viaje agradable puede verse fácilmente fastidiado por equivocarse de salida, meterse en un atasco o directamente perderse. Siempre puede haber imprevistos, pero una buena planificación de la ruta nos puede ayudar a tener un viaje más apacible y sereno. Investiga con antelación el camino ideal, consulta la previsión de embotellamientos y atascos producidos por las operaciones salida, evita horas punta y ayúdate del GPS si lo necesitas. Siempre, eso sí, acompañándolo de un poco de sentido de la orientación.

Recuerda, ante todo, que la seguridad es lo primero. Ten en cuenta que, según la DGT, los menores de 12 años cuya estatura no alcance los 1,35 metros deben utilizar obligatoriamente un dispositivo de retención adaptado a su talla y peso. Asimismo, está prohibido que viajen en los asientos delanteros del coche, salvo contadas excepciones (que el coche no disponga de plazas traseras, por ejemplo). Los mayores de 12 años, o menores con estatura superior a 1,35 metros, pueden utilizar un sistema homologado o el cinturón de seguridad. Ten en cuenta las medidas de seguridad oportunas, sigue nuestros consejos y, sobre todo, ¡disfruta de tu viaje con los más pequeños!

Soledad Pérez
Escrito por Soledad Pérez

Escribe un comentario