Cuida tu coche en invierno con estos consejos

En Qualitas Auto nos preocupamos por el estado de tu vehículo. En este blog ya hemos abordado en varias ocasiones el importante tema del mantenimiento del coche, desde nuestros consejos para mantener el coche parado durante un largo periodo de tiempo hasta trucos para volver a ponerlo en marcha, pasando por el mantenimiento durante la época de calor. Ahora que entramos en diciembre, toca preocuparnos por cómo afrontará nuestro coche el duro invierno . No te pierdas estos consejos para proteger tu vehículo del frío.

Revisa el estado de la batería

El frío no es el mejor aliado de las baterías de los coches. Las baterías son muy sensibles a los cambios bruscos de temperatura, por lo que con frío costará más arrancarlas. Si ves que te da problemas, puedes probar a pasarle un paño caliente y seco unos minutos antes de encender el motor. Como ya hemos comentado en anteriores posts, es conveniente arrancar el motor de vez en cuando si prevés que el coche va a pasar mucho tiempo estacionado.

Cuida el estado del aceite

Igual que con la batería, el aceite requiere de cuidados constantes para no perder sus cualidades. En época de frío, si el aceite no está en buen estado o no resiste bien a las bajas temperaturas, puede llegar a perder gran parte de su viscosidad. Si esto ocurre, notarás que cuesta más arrancar el vehículo. Una buena alternativa en invierno pueden ser los aceites multigrado o menos viscosos, aunque debes consultar con el fabricante la compatibilidad del vehículo.

Controla el líquido anticongelante

Ten muy en cuenta que el frío puede hacer que el agua del radiador se congele y nos impida arrancar el motor. Revisa con frecuencia el nivel de líquido, ya que si no es el adecuado puede provocar daños en el vehículo.

Mantén alta la presión de los neumáticos

Los neumáticos son uno de los elementos más importantes para la seguridad vial. Por eso, el mantenimiento debe ser extracuidadoso por nuestra parte. Hay que estar muy pendientes del deterioro de los mismos, ya que si se desgastan y se quedan con muy poca huella (menos de 16 mm), hay que sustituirlos. Revisa la presión con regularidad: las temperaturas bajas reducen la presión del aire, así que asegúrate de tener la presión adecuada. Normalmente esta información está en la etiqueta que se encuentra en la puerta del conductor.

Llena el depósito de combustible

Para no llevarte un disgusto al emprender la marcha después de un largo tiempo estacionado, no dejes el depósito de combustible al límite. Las probabilidades de que el combustible se evapore no son tan altas como en verano, debido al calor, pero siempre es conveniente llenarlo antes de dejarlo un largo periodo parado.

Siempre que sea posible, cubre el coche

No te vamos a engañar: el mejor consejo que podemos darte es que estaciones el coche bajo techo en invierno. Si no dispones de espacio y va a ser durante poco tiempo, considera la opción de alquilar una plaza de garaje. También puedes proteger tu vehículo con una lona impermeable.

Estos son solo algunos de los consejos básicos para proteger un coche en invierno, aunque hay otros aspectos que no se pueden descuidar: verificar la salud de los frenos, examinar el limpiaparabrisas, revisar el sistema de alumbrado y señalización… El objetivo es que puedas reemprender la marcha con la mayor seguridad posible. Y a ti, ¿qué otros consejos se te ocurren para proteger el coche del frío?

Soledad Pérez
Escrito por Soledad Pérez

Escribe un comentario