La DGT alerta sobre el fraude de las multas falsas

Aunque parezca increíble, en tiempos como los que estamos viviendo los ataques a la ciberseguridad de las personas se disparan. La gente pasa más tiempo delante del ordenador, crece la incertidumbre, y muchos ciberdelincuentes aprovechan la más mínima oportunidad para extraer datos personales a través de emails fraudulentos. Es sobre lo que está alertando últimamente la DGT, a raíz de una oleada de multas falsas que ya preocupa al organismo. Te contamos todos los detalles para que puedas identificar esta ciberestafa.

¿En qué consiste la estafa de las multas falsas?

Consultas tu bandeja de correo y ves un mensaje —supuestamente— de la Dirección General de Tráfico. Lo abres, extrañado. El mensaje parece auténtico. En él se te informa de una multa impagada y se te ofrece un enlace para proceder al pago urgentemente. La urgencia es una de las claves del email, y es la que en muchos casos consigue que los usuarios hagan clic en el enlace. “Por si acaso”. El problema es que una vez has clicado, ya es demasiado tarde. La url instala un virus informático en tu dispositivo que permite el acceso a datos personales, principalmente contraseñas y datos bancarios.

Esta técnica, conocida como phishing, es muy habitual, pero hasta ahora no había sido tan abundante la cantidad de correos haciéndose pasar por la DGT. A través de sus redes sociales, el organismo está alertando constantemente sobre este bulo.

¿Cómo identificar la estafa de las multas falsas?

Aunque es cierto que el email parece a simple vista bastante auténtico, hay una serie de detalles que lo destapan como un timo. Para empezar, el email del remitente no se corresponde con el organismo público, sino que aparece con direcciones falsas como “info@veiculo09.emaildgt.org”. Esta es una de las características más comunes de las técnicas de phishing, y es que los emails están mal escritos y suelen incluir errores ortográficos que los delatan.

En segundo lugar, hay términos que la DGT nunca emplea en sus avisos, como “multa de tránsito” en lugar de “multa de tráfico”. Por otra parte, estos correos rara vez incluyen el nombre real del receptor (el nuestro), por lo que usan expresiones genéricas como “Señor conductor”.

Pero el indicio más importante de todos es que la DGT nunca envía multas por email, ni siquiera cuando el conductor está suscrito al sistema de notificaciones electrónicas del organismo. La Dirección Electrónica Vial (DEV) notifica por email o SMS, pero para poder acceder a la multa o a la fotografía del radar hay que identificarse a través de una plataforma segura.

¿Qué hacer si uno se encuentra con este email?

Lo más importante es no hacer clic en el enlace. La DGT informa de que lo más seguro es borrar el correo sin entrar en él e informarse por los medios oficiales de si hay algún aviso de multa impagada a nuestro nombre. Además, si quieres denunciar el intento de fraude, puedes enviar una notificación a través de la página web de la Policía Nacional, para que ellos se hagan cargo del asunto.

Recuerda navegar con seguridad e infórmate de los medios oficiales por los cuales la Dirección General de Tráfico informa de las multas impagadas. Estas vías son o bien el correo postal certificado o a través de la plataforma de la Dirección Electrónica Vial (DEV). Protégete ante esta estafa de multas falsas y protege a otros informándoles de esta ciberamenaza.

Soledad Pérez
Escrito por Soledad Pérez

Escribe un comentario